Tecnologías Digitales para combatir epidemias y pandemias como la COVID19

Para combatir epidemias y pandemias como COVID-19, los responsables públicos de la toma de decisiones necesitan información precisa para el control y la gestión de enfermedades a gran escala y en tiempo real, sin embargo, la mayoría de los países, incluidos los altamente desarrollados, todavía dependen de herramientas heredadas para el monitoreo de enfermedades que implican intercambios de datos fuera de línea por teléfono o fax; nuevas inversiones en tecnología digital para el seguimiento de enfermedades deberían ser una de las principales prioridades de los responsables de la toma de decisiones.

Los responsables públicos de la toma de decisiones deben invertir en una mejor tecnología digital. Al invertir en una mejor tecnología digital, los responsables públicos de la toma de decisiones pueden garantizar que se disponga de información precisa y en tiempo real. Con el tiempo, esto apoyará una gestión más eficaz de las epidemias y pandemias actuales y futuras.

Siete pasos deben estar presentes para toda persona que gestiona el control de pandemia:

1. Hacer de la tecnología digital una prioridad absoluta. La pandemia actual ha demostrado el valor de la tecnología digital. Para una mejor gestión de las futuras pandemias y epidemias, los gobiernos deben acumular conocimientos y recursos suficientes para desarrollar, expandir y desplegar tecnología digital.

2. Se necesita un enfoque holístico, para la recopilación y evaluación de datos, respaldado por soluciones digitales integradas. Algunos ejemplos son las interfaces basadas en web para la recopilación de datos y las API (interfaces de programación de aplicaciones) que extraen datos de hospitales y sitios de prueba en tiempo real. Esto puede superar los retrasos graves causados ​​por los informes manuales.

Eventualmente, esto debería integrar todos los datos relevantes, incluida la información sobre pruebas realizadas y confirmadas, secuenciación genómica, nuevas hospitalizaciones y recursos de cuidados críticos. Para evaluar datos, los paneles de control disponibles públicamente se han convertido en las mejores prácticas. Estos datos deberían estar disponibles para la investigación a través de formatos de datos estandarizados para evaluaciones de impacto y pronósticos.

3. Adoptar un enfoque ajustado, durante las epidemias, los líderes públicos se enfrentan a dos desafíos ambidiestros en competencia: gestionar la crisis y, al mismo tiempo, escalar las tecnologías digitales. La tecnología digital, por ejemplo, reduce la carga de trabajo asociada con la recopilación de datos con “lápiz y papel”. Por lo tanto, para desarrollar soluciones integrales cuando el tiempo y los recursos son escasos, los gobiernos deben adoptar un enfoque ajustado. Los tomadores de decisiones públicas comienzan con un producto de trabajo mínimo y luego agregan gradualmente nuevas funciones para mejorar rápidamente la práctica actual. Aquí, el software de código abierto es particularmente valioso ya que puede acelerar el tiempo de desarrollo.

4. Fortalecer la privacidad, el uso de herramientas digitales para el seguimiento de enfermedades puede violar la privacidad, por lo tanto, a menudo se percibe como un riesgo. Sin embargo, los datos personales deben permanecer confidenciales de ser intercambiadas manualmente o por teléfono ya que no está cifrada de forma predeterminada. Cualquier esfuerzo hacia las soluciones digitales brinda oportunidades para incorporar mecanismos de seguridad para fortalecer la privacidad de las personas.

5. Integrar nuevas fuentes de datos, el uso de la tecnología digital para la recopilación de datos abre la posibilidad de integrar nuevas fuentes de datos. Investigaciones recientes han demostrado los beneficios de los datos de telecomunicaciones para evaluar la efectividad de las políticas de distanciamiento social y pronosticar la propagación futura de COVID-19. Al tiempo que se adhieren a los marcos legales, los gobiernos deben esforzarse por aprovechar al máximo el potencial de la tecnología digital considerando todas las fuentes de datos disponibles para la toma de decisiones informada.

6. Evaluar la efectividad, la tecnología digital mejora enormemente la capacidad de evaluar la efectividad de las políticas dirigidas al distanciamiento social, contención del virus, etc. Esto permite realizar evaluaciones de impacto y, por lo tanto, fomenta la acción basada en la evidencia. Como ejemplo, se estima que las aplicaciones de rastreo de contratos digitales han evitado alrededor de medio millón de casos de COVID-19 en el Reino Unido. Al evaluar las políticas y comunicar su eficacia, los gobiernos se ganan la confianza del público.

7. Actuar Ya! Si bien el número de casos se está estabilizando en muchos países, esto no debe tratarse como una señal para posponer las inversiones en tecnologías digitales. Por el contrario, muchos países se enfrentan a nuevas mutaciones del coronavirus, en el Perú iniciamos pronto una inminente 3ra ola, por tanto, se necesitan ampliar el seguimiento de casos de la nueva variante. Asimismo, los cuadros de mando ayudan a los responsables públicos de la toma de decisiones a evaluar cómo se distribuyen las vacunas e informan dónde se necesitan más recursos para los programas de vacunación. Por último, se necesita una mejor tecnología digital como preparación para futuras epidemias y pandemias para el control, demostración y verificación del cumplimiento de protocolos de bioseguridad en tiempo real.

La pandemia de COVID-19 ha revelado la importancia de la tecnología digital para gestionar las crisis de salud de una manera sin precedentes. Los gobiernos deberían ahora revisar las lecciones pasadas y emprender acciones estratégicas. En particular, los gobiernos deben invertir en una mejor tecnología digital para prepararse para futuras crisis de salud.